¿QUÉ ES LA VAGINOPLASTIA?

 

Es una intervención quirúrgica a nivel de las paredes vaginales cuya finalidad es la recuperación de la funcionalidad de la vagina, obteniendo asimismo una mejora estética.

Vamos a actuar sobre la mucosa vaginal y sobre las estructuras musculares y tejidos de soporte (fascia). El resultado será un “estrechamiento” del canal vaginal.

El diseño de la cirugía es personalizado (“un traje a medida”), pues entendemos que cada mujer es diferente, tanto es sus características físicas como en sus necesidades y preferencias.

Suele durar entre 60 y 120 minutos , dependiendo del caso, y se realiza con anestesia local y sedación o con anestesia regional.

¿EN QUÉ CASOS ESTÁ INDICADA?

  • Hiperlaxitud vaginal : vagina amplia, con flacidez. Ocasiona pérdida del placer sexual (el grado de placer se relaciona con la fricción o roce), prolapso de vejiga, útero o recto, pérdidas de orina con los esfuerzos. La paciente nota que los tampones se caen, pierde gases por el orificio vaginal, al salir del mar o la piscina la vagina se llena de agua le cae por las piernas.
  • Incontinencia de orina de esfuerzo
  • Deseo de mejorar la estética genital

¿CON QUÉ OTROS TRATAMIENTOS SE COMPLEMENTA?

  • Puede necesitarse una perineoplastia, que es una intervención quirúrgica sobre el periné (área situada entre los genitales externos y el ano) actuando sobre las fascias, los músculos y la piel para “elevarlo”.
  • Tras la intervención podemos realizar un tratamiento fotobiomodulador con láser, que contribuye a que mejoren los resultados de la cirugía, y mejora el aspecto y la oxigenación de los tejidos.

¿CÓMO ES EL POSTOPERATORIO?

No es necesario permanecer ingresada, si bien depende de cada caso.

Se reinicia la actividad cotidiana en 1 semana y las relaciones sexuales en 4-6 semanas.