La Ginecoestética es un área cada vez más importante de la ginecología y de mi trabajo en Gynenova. Por eso, llevo meses  formándome en esta nueva subespecialidad. De hecho, es un placer poder contaros que acabo de terminar el Curso de Postgrado “Experto en Ginecología Estética y Funcional y Cirugía Genital Cosmética de la Mujer” de la Universitat de Barcelona.

Este curso me ha aportado nuevos conocimientos quirúrgicos y las últimas innovaciones en medicina regenerativa, además de permitirme aprender y trabajar con grandes profesionales. Con su apoyo y con todo lo aprendido, seguiremos trabajando para poder ofrecer a nuestras pacientes las mejores soluciones, con rigor científico, y con el aval de la Asociación Española para el Estudio de Menopausia y de las diferentes sociedades médicas internacionales.

 

Gynenova-labioplastia-01

Además de terminar este curso de postgrado, no he dejado de estar en contacto con los mejores de esta especialidad, acudiendo también a congresos de primer nivel, como el I Congreso Nacional de Ginecología Estética, Funcional y Regenerativa al que asistí hace unos días a Zaragoza.

Fruto de esta labor intensa de formación, quiero hablaros de una de las técnicas más interesantes del ginecología estética y funcional: la labioplastia o ninfoplastia. Es una intervención quirúrgica que consiste en la modificación, reducción y corrección de la anatomía de los labios menores o mayores de la vulva.

 

La labioplastia, ¿qué es y para qué sirve?

Se trata de una intervención que nuestras pacientes solicitan cada vez más en Gynenova y que da buenos resultados. Se realiza cuando esos labios son demasiado grandes o asimétricos, ya sea desde el nacimiento o tras verse alterados por partos o cirugías previas. También, con la edad, tienden a aumentar y a hiperpigmentarse y, en el caso de los labios mayores, a atrofiarse.

Es una cirugía fundamentalmente estética, aunque también puede solucionar algunos problemas, como, por ejemplo, molestias por el tamaño de los labios menores que a muchas de las mujeres les impide llevar ropa ajustada, bikinis y practicar ciclismo e, incluso, les puede provocar inseguridad en sus relaciones sexuales.

La intervención se realiza en quirófano y puede ser con anestesia local o sedación, mediante bisturí eléctrico o láser.

Se trata de una cirugía ambulatoria, con lo que en pocas horas te vas a casa. Además, las suturas suelen ser muy pequeñas y se caen solas a la semana.

Tras la intervención, puedes reanudar tus actividades en breve, aunque debes de esperar de 3 a 5 semanas para reiniciar las relaciones sexuales.

Los resultados de la labioplastia son permanentes, no quedan cicatrices visibles y, por mi experiencia, el grado de satisfacción de las pacientes es muy alto.

En algunos casos, tu compañía de seguros puede financiar la intervención, principalmente si tienes compañía de reembolso. También nos puedes consultar sobre opciones de financiación.

Gracias a mi extensa formación y experiencia en ginecoestética, puedo asesorarte sobre cuál sería la técnica más adecuada y si, en tu caso, el láser te aportará beneficios. No dudes en acudir a Gynenova para resolver todas tus dudas y para recibir un asesoramiento adecuado.