Rejuvenecimiento vaginal: ácido hialurónico

La misión principal del uso del ácido hialurónico enfocado al rejuvenecimiento genital es mejorar la mucosa vaginal en casos de sequedad y atrofia.

De hecho, prácticamente la mitad de mujeres en la menopausia presentan sequedad vaginal, lo que les produce picor, irritación, dolor al mantener relaciones sexuales e infecciones urinarias más frecuentes. Todo ello afecta significativamente a su calidad de vida.

La sequedad vaginal también puede estar provocada por enfermedades (como el Síndrome de Sjögren) y por algunos medicamentos, como por ejemplo el tamoxifeno (utilizado como tratamiento complementario del cáncer de mama), por los anticonceptivos hormonales de baja dosis, por la isotretinoína (que se utiliza en casos de acné severo) y por algunos antidepresivos.

Asimismo, puede ser necesario mejorar la calidad de la mucosa vaginal en caso de existir cicatrices retráctiles postparto o tras una cirugía de esa zona.

Este “anti-aging” genital se puede realizar con infiltraciones de ácido hialurónico reticulado combinado con manitol. Esta sustancia se comporta como una “esponja”, absorbiendo agua, de forma que el tejido adquiere turgencia, elasticidad, hidratación.

El tratamiento se realiza en la consulta y no requiere hospitalización.

Ha de ser realizado por un médico perfectamente cualificado para aplicarlo y en condiciones adecuadas de higiene.

La paciente debe acudir a consulta unos 30 minutos antes del tratamiento para que se le aplique una crema anestésica, que prácticamente elimina las molestias que puedan derivarse de la aplicación de este producto.

El ácido hialurónico se puede inyectar en el vestíbulo de la vagina o en la mucosa vaginal, nunca en el clítoris (por su gran vascularización) ni en los labios menores (por lo fina que es su piel). Las agujas que se emplean son de un calibre muy fino.

Está contraindicado en caso de tratamiento con anticoagulantes, si hay problemas de coagulación, en embarazadas y en caso de inflamación o infección de la zona a tratar.

No hay que tomar antiinflamatorios ni aspirinas durante la semana anterior a la inyección.

También hay que evitar rasurar la zona en los días previos al tratamiento.

Justo después de la aplicación de la técnica puede existir producirse un adormecimiento de la zona debido a la anestesia, pero no por la infiltración del producto en sí.

En algunos casos, se puede observar inflamación, enrojecimiento, induraciones, ligero sangrado, hematomas en la zona de punción…

Durante los diez días siguientes, se aconseja evitar lugares húmedos como piscinas, saunas, jacuzzis. También es aconsejable evitar mantener relaciones sexuales durante la primera semana tras el tratamiento.

Los resultados se van notando de forma gradual, alcanzando el máximo efecto en torno al sexto-octavo mes y son muy buenos, de forma que mejora la sequedad vaginal, las relaciones sexuales no son dolorosas, mejora la inflamación de la mucosa vaginal y se regula el pH vaginal.

Aunque puede variar de unas mujeres a otras, normalmente no se requiere una nueva aplicación hasta 12 meses después.

Página pendiente de insertar contenido

Cerrar