Cita online

Te acompañamos
en todas las etapas
de tu vida

Disfruta de
un Plan de Parto
personalizado

Conoce las posibilidades
de ser mamá, valoramos
tu reserva ovárica

Tratamientos con láser
Medicina regenerativa
y ginecoestética
vulvovaginal

Planifica tus
revisiones
ginecológicas

Ginecología

< Volver

3. Virus del papiloma humano

Los virus del papiloma humano produce la infección de transmisión sexual más frecuente, aunque todavía es poco conocido, se conocen más de 150 subtipos. Se calcula que hay cerca de 600 millones de personas infectadas y la gran mayoría de hombres y mujeres sexualmente activos lo contraen alguna vez.

Tanto la mujer como el hombre pueden ser portadores asintomáticos y vehículos de transmisión del HPV. Ocasionalmente, las infecciones por HPV se transmiten de la madre al recién nacido.

¿Qué tipo de infecciones por HPV existen?

Esta infección puede ser de bajo riesgo o de alto riesgo. El primer tipo causa el 95% de los condilomas o verrugas genitales, muy contagiosos y prevalentes, con una tasa de transmisión del 65% y un período de incubación de 3 semanas a 8 meses. Pueden persistir durante años y no suelen malignizarse.

El segundo tipo se asocia a lesiones precancerosas. El cáncer más frecuente causado por HPV es el de cuello de útero, si bien también se relaciona con cáncer de ano, vulva, laringe, escroto y pene. El cáncer de cuello de útero es el segundo más frecuente después del cáncer de mamá en mujeres de 15 a 44 años.

¿Qué factores de riesgo existen?

Se consideran factores de riesgo el inicio precoz de relaciones sexuales, tener múltiples compañeros sexuales y el tabaquismo, entre otros.

El uso de preservativo protege de la infección, aunque no al 100%. Además, es posible presentar síntomas años después de mantener relaciones sexuales con una persona afectada. Por eso, habitualmente se desconoce cuándo se contrae por primera vez y quien lo transmite.

¿Cuándo está recomendada la vacuna?

La Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia recomienda vacunar a las adolescentes de entre 9 y 15 años y a las mujeres entre 16 y 26 años. La vacuna no es terapéutica, pero es segura, inmunógena y altamente eficaz. Idealmente, debería ser administrada antes del inicio de relaciones sexuales. Puede proporcionar una protección de alrededor del 80%.

La vacuna, que comenzó a administrarse en muchos países a partir de 2006, puede prevenir la infección por ciertos tipos de VPH, pero no protege frente a todos.

¿Qué tratamientos existen?

Existen tratamientos para la infección que provoca verrugas genitales, pero no para la que provoca cáncer de cuello del útero. En el caso de las verrugas, pueden eliminarse con medicamentos, con terapia láser, criocirugía, escisión quirúrgica y electrocauterización.

Afortunadamente, la mayoría de las infecciones desaparecen sin necesidad de tratamiento, de manera espontánea, especialmente en mujeres jóvenes.

Si el VPH ha producido células anormales en el cuello del útero y éstas no desaparecen, deben ser eliminadas para que el riesgo de desarrollar cáncer de útero desaparezca. Eliminarlas frecuentemente favorece también la desaparición del VPH.

< Volver

Nuestro blog

Ver más ...