Cita online

Te acompañamos
en todas las etapas
de tu vida

Disfruta de
un Plan de Parto
personalizado

Conoce las posibilidades
de ser mamá, valoramos
tu reserva ovárica

Tratamientos con láser
Medicina regenerativa
y ginecoestética
vulvovaginal

Planifica tus
revisiones
ginecológicas

Ginecología

< Volver

9. Enfermedades de transmisión sexual

Cada año, millones de personas se infectan con alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS). Si mantienes relaciones sexuales con una persona que padece una ETS, aunque esa persona no lo sepa, tú también puedes contraerla.

Existen muchos tipos diferentes de ETS, de gravedad diferente, pero algunas de ellas pueden causar problemas importantes, especialmente si no sabes que la padeces.

¿Cuántos tipos hay?

Hay diversos tipos de enfermedades de transmisión sexual, que abarcan de leves a serias.

Por ejemplo, la infección por algunos tipos de Virus de Papiloma Humano (HPV) causa verrugas genitales, mientras que otros pueden producir cáncer cervical en las mujeres.

Otras ETS como la clamidia y la gonococia pueden provocar infertilidad mientras que el VIH, el virus que causa el SIDA, daña las células del sistema inmunológico, es decir, las defensas del cuerpo que luchan contra infecciones y enfermedades.

Tipos de ETS:

  1. Gonorrea. Es una infección producida por la bacteria neiseria gonorrea. Se transmite durante las relaciones sexuales vaginales, anales y orales. Se cura con antibióticos.
  2. Clamidia. Está producida por una bacteria y es muy frecuente, particularmente entre gente joven. Es una enfermedad que puede ascender hasta las trompas de Falopio y causar esterilidad. Se deben administrar antibióticos para curarla.
  3. Chancro. Enfermedad bacteriana que causa llagas o úlceras y se contagia a través de ellas. Los síntomas pueden manifestarse en los diez días posteriores a la infección. Su tratamiento es también antibiótico y debe evitarse tocar las ulceras.
  4. Enfermedad inflamatoria pélvica. Es una infección de los ovarios, las trompas de Falopio, el cérvix y el útero, provocada por una clamidia o gonorrea, que no se han tratado a tiempo. Es una enfermedad peligrosa pues puede causar cicatrices en las trompas y provocar esterilidad y dolor crónico. Puede requerir ingreso.
  5. Hepatitis. Infección vírica del hígado. Algunos tipos de hepatitis se transmiten sexualmente, especialmente la Hepatitis B, aunque también las Hepatitis A y C pueden contagiarse por contacto sexual. Es muy importante prevenir con vacunas en algunos casos.
  6. Herpes. Es una ETS provocada por el Herpes Simple tipo I (causante del herpes oral y genital) y el tipo II (causante del herpes genital). Ambos virus tienen la capacidad de permanecer latentes en las células nerviosas y por ello pueden causar brotes a lo largo de la vida. El tratamiento no es curativo y consiste en el uso de antivirales que ayudarán a mejorar la sintomatología y prevenir los brotes en casos de brotes repetitivos.
  7. Ladillas o piojos púbicos. Viven en el vello púbico en forma de huevo, liendre o piojo. Producen picores insistentes. Requiere tratamiento tópico y una buena higiene
  8. Sarna. Es una infestación de la capa superior de la piel causada por un parásito. Normalmente se transmite a través de un contacto físico cercano. Aunque no es necesario mantener relaciones para transmitirla, es muy contagiosa. Su tratamiento es tópico y debe prevenirse lavando la ropa interior y la ropa de cama.
  9. Sífilis. Es una enfermedad bacteriana producida por el treponema pallidum, una bacteria que penetra al torrente sanguíneo a través de las mucosas, se adhiere a las células y órganos y los daña con el tiempo. Se cura con antibióticos.
  10. Tricomoniasis. Es una enfermedad curable cada vez más común, especialmente entre las mujeres jóvenes. Está provocada por un parásito protozoario llamado trichomonas vaginalis, que provoca en la mujer un flujo amarillento maloliente, picores y molestias vaginales. En el caso del hombre, puede ser asintomático. Esta enfermedad puede incrementar el riesgo de padecer VIH o SIDA por lo que es muy importante diagnosticarla y administrar tratamiento a ambos miembros de la pareja.
  11. Uretritis no gonocócica. Es una infección bacteriana de la uretra, causada comúnmente por la clamidia, si ésta no se trata a tiempo. Sus síntomas incluyen irritación, picazón y dolor al orinal. Puede provocar esterilidad y se trata con antibióticos.
  12. VIH/SIDA. Es la enfermedad transmitida sexualmente más peligrosa y está causada por el virus de inmunodeficiencia humana. Afecta a las defensas del organismo, aunque en los primeros años no hay síntomas. Hoy en día hay muy buenos tratamientos disponibles. Se transmite a través de agujas, jeringas y por contagio sexual.
  13. Virus del Papiloma Humano (VPH). Ver apartado específico.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de las ETS?

Pueden causar síntomas o signos dermatológicos como lesiones en la piel, picores, dolores o molestias al orinar e incluso síntomas gripales. Algunas de ellas son asintomáticas.

¿Puedo tener una ETS y no saberlo?

Sí. Las ETS pueden tardar días, meses o incluso años en provocar algún síntoma. Pese a que algunas personas nunca desarrollan síntomas, sí pueden contagiar a su pareja.

¿Cómo puedo saber si mi pareja padece una ETS?

En ocasiones es muy difícil, ya que es posible que esa persona tampoco lo sepa. Si padece una enfermedad y lo sabe, debería comunicártelo, aunque no siempre ocurre así.

¿Puedo adquirir una enfermedad de transmisión sexual en un baño público?

Esto NO es muy probable. La mayoría de las ETS sólo se transmiten por contacto sexual, bien sea por contacto piel con piel o por el intercambio de fluidos del cuerpo durante el sexo vaginal, anal u oral.

¿Puedo contagiarme de una ETS practicado sexo oral?

Sí. Durante el sexo oral, existe contacto piel con piel y se pueden pasar líquidos del cuerpo de uno a otro. Por eso es importante usar una barrera de protección, como puedan ser preservativos o barreras dentales de látex.

¿Cómo se efectúa el diagnóstico?

Existen diferentes formas de alcanzar un diagnóstico, dependiendo de qué enfermedad de transmisión sexual se trate. Unas veces se determina en orina, otras con cultivos de secreciones vaginales u orales y, en ocasiones, a través de un análisis de sangre. Pregúntanos qué tipo de prueba necesitas.

¿Cuál es el mejor tratamiento para las ETS?

Algunas ETS no tienen tratamiento si se trata de determinados virus mientras que otras requieren de tratamientos quirúrgicos o láser.

Puntos que te ayudarán en el tratamiento ETS:

  1. Toma todos los medicamentos que te pautamos.
  2. Te indicaremos cuándo puedes volver a practicar sexo de nuevo sin riesgo para ambos miembros de la pareja.
  3. Regresa a la clínica para controles posteriores y no tomes los medicamentos que se le hayan pautado a otras personas.
  4. Di a las personas con quien hayas mantenido sexo que tienes una ETS y recomiéndales que acudan a su especialista. En Gynenova disponemos de servicio de urología en el caso de que tu pareja lo necesite.
< Volver

Nuestro blog

Ver más ...